Entrenamiento al aire libre: ideas y consejos

Sabemos que los amantes del deporte hacen ejercicio nieve o truene, todas las semanas. Es más que una simple rutina, es pasión en estado puro. Como a veces viene bien cambiar de escenario, en este artículo vamos a hablar de los entrenamientos al aire libre. A todos nos convendría pasar un poco más de tiempo fuera, así que, ¿por qué no convertir esos ratos en productivas sesiones de ejercicio? Veamos cuáles son los beneficios de hacer deporte al aire libre y cómo aprovechar la actividad física al máximo. ¡Empecemos!

 Beneficios del ejercicio al aire libre

Entrenar al aire libre es una excelente manera de conocer tu localidad y, si vives en una ciudad, puedes pasar por delante de los grandes monumentos corriendo. Si vives en el campo, puedes deleitarte con las vistas mientras entrenas para conseguir tus objetivos más ambiciosos. 

Realizar actividades físicas en el exterior no solo es beneficioso para tu salud física, también contribuye a tu bienestar general. Después de una larga jornada en la oficina, te sentará de maravilla respirar un poco de aire fresco. Además, entrenar al aire libre significa exponer la piel a la luz del sol, lo cual te ayudará, en combinación con una dieta equilibrada, a obtener tu dosis diaria de vitamina D. Es un nutriente sumamente importante para el organismo: además de intervenir en la absorción del calcio y el fósforo, contribuye al funcionamiento normal de los músculos y el sistema inmunitario. Es una manera más de ayudar a tu cuerpo a alcanzar tus objetivos personales.

Cambiar el gimnasio de vez en cuando por unos entrenamientos al aire libre nunca está de más y, si hace frío o llueve, es una oportunidad magnífica para desarrollar una mayor resistencia. Así es como nos gusta hacer las cosas, ¡con esfuerzo y dedicación!

Otro aspecto positivo de realizar entrenamientos al aire libre es que, si tienes un jardín o un parque cerca, no tendrás que gastarte el dinero en las tarifas de los gimnasios.


5 actividades físicas para hacer al aire libre

Entrenar en exteriores suena divertido, ¿verdad? Por eso queremos compartir contigo cinco tipos de actividades físicas que puedes hacer al aire libre. ¡Vamos con ellas!

1. Correr

Si quieres tomarte un descanso de la cinta, puedes salir a correr en plena naturaleza, donde los terrenos son de lo más variados. Encontrarás caminos de asfalto, de barro, colinas y laderas, sol, lluvia... El desafío físico está asegurado. Existen numerosos clubes de atletismo donde puedes conocer a gente afín y con quien salir a correr, no es necesario que vayas siempre solo. Bueno, y si tienes perro, ¿por qué no llevarlo contigo? Es recomendable que planifiques tus rutas por internet, que vayas probando diferentes trayectos y que aprendas a coger fuerzas antes de lanzarte a la aventura. Si estás buscando un nuevo reto, el trail running puede ser una muy buena opción. Es el deporte perfecto para aquellos que prefieren adentrarse en caminos desconocidos y, por qué no, de mayor dificultad.

2. Senderismo

A los amantes del deporte les encanta darlo todo en el gimnasio, pero desconectar de vez en cuando tampoco viene mal. Ahora bien, eso no significa quedarse en casa en el sofá. Hacer senderismo es un tipo de entrenamiento relajante y muy estimulante. Sube una montaña y disfruta de maravillosas vistas, ya sea en solitario o acompañado de familia o amigos. ¿A quién podría no gustarle la idea? Si vas a hacer una ruta larga, no olvides llevar algo de comida. Las bebidas UHT  de Danone YoPRO con proteína de leche no necesitan conservarse en la nevera, así que, si te gustan el chocolate o la vainilla, ¿por qué no llevar un par en la mochila? ¡Te aportarán la energía que necesitas para llegar a lo más alto! 

3. Gimnasio al aire libre

¿Alguna vez te has planteado trasladar las actividades del gimnasio al exterior? Con poco equipamiento podrás hacer gran cantidad de ejercicios diferentes: usa el peso de tu cuerpo, unas mancuernas, una cuerda de saltar o preparara incluso un circuito en el jardín o en el parque. Si hacías levantamiento de pesas y no las puedes llevar contigo, siempre puedes realizar series más largas con pesas más ligeras.

4. Remo

Si tienes la suerte de vivir en una zona de aguas tranquilas, quizá te interese practicar remo. Además de ser un ejercicio de lo más completo, es un deporte de equipo muy divertido. Puedes empezar buscando un club de remo cercano. Allí podrán informarte de los cursos para principiantes o darte algún que otro consejo práctico. Esta actividad es ideal para los deportistas que disfrutan haciendo remo indoor en el gimnasio y buscan un nuevo desafío. Si no tienes un río, un lago o el mar cerca, el remo puede ser una actividad que poner en práctica en tus próximas vacaciones.

5. Ir en bicicleta

¿Te gusta el spinning? Ir en bicicleta es una buena alternativa a las clases de spinning que además te permite pasar un agradable rato al aire libre. Puedes ir en bicicleta al trabajo, participar en una competición o dar paseos en bici los fines de semana, tú eliges. Además, es una actividad que se puede practicar tanto en el campo como en la ciudad. Si quieres llevarlo al nivel de competición, como un triatlón, recuerda informarte acerca de los alimentos que te ayudarán a prepararte para la carrera.

Y no lo olvides: la mejor forma de encontrar una actividad que te motive es probar muchos tipos distintos de deporte, así podrás hacerte una idea y ver cómo te sientes. 

También te puede interesar