La importancia de beber agua durante el ejercicio

La hidratación es uno de los pilares fundamentales de la nutrición. No obstante, al haber tanto revuelo en torno al deporte y la comida, es normal acabar pasando por alto la importancia de beber agua durante el ejercicio físico. El cuerpo humano está compuesto principalmente por agua, un 60 % aproximadamente en el adulto promedio. Los factores que influyen en los niveles de hidratación son numerosos: la temperatura, la humedad, el entorno y la intensidad de los entrenamientos.


En pocas palabras, se podría decir que el proceso de hidratación se compone de cuatro fases: la ingesta, la absorción, la distribución y la retención o eliminación de fluidos.

Pero, ¿cómo hidratarse durante el ejercicio? La ingesta recomendada para los atletas es mayor que la de la población en general. Un buen punto de partida sería beber entre 0,4 y 0,8 l/h durante la actividad física. Si bebes una cantidad suficiente de agua, disfrutarás de los beneficios de estar hidratado durante el ejercicio. Veamos cuáles son.

 

¿Por qué debemos mantenernos hidratados durante los entrenamientos?

Es importante beber al menos 2 litros de agua al día no solo para la salud en general, sino también para rendir en el gimnasio y en el campo de juego. Es sencillamente increíble cómo el agua influye en las funciones físicas y cognitivas, incluida la regulación de la temperatura corporal.

Mantenerse bien hidratado significa obtener la cantidad de agua adecuada a lo largo de las diferentes etapas de entrenamiento, es decir, antes, durante y después de la sesión de ejercicio. Veamos cómo mantenerse hidratado y por qué es tan importante.

 

Bebe agua antes, durante y después del entrenamiento

Antes de comenzar la sesión de entrenamiento, asegúrate de no estar deshidratado. Para ello basta con que bebas agua durante el día. Si te resulta difícil, encuentra otras maneras de introducir agua en tu organismo, por ejemplo, en forma de té si te gusta más. Pero ¿por qué es tan importante beber agua durante el ejercicio?


Porque es fundamental para sentirse bien. Esto se debe a que, cuando haces ejercicio, tu cuerpo genera calor y transpira para mantenerte fresco, por lo que es muy importante reponer los fluidos perdidos. Es conveniente que los atletas traten de mantener el déficit general de fluidos por debajo del 2 % de su peso corporal. Esto significa que una persona de 70 kg no debería perder más de 1,5 kg de fluidos. Generalmente, bastará con una ingesta de aproximadamente 0,4 – 0,8 l/h, pero no dudes en adaptar las cantidades si lo consideras oportuno. Tendrás que hidratarte más o menos en función de lo que transpires, del entorno, la humedad del aire, la duración y la intensidad de la sesión de ejercicio.

Así que, ya lo sabes: es de vital importancia mantenerse bien hidratado. De no ser así, es posible que sufras dolorosos calambres, tengas falta de energía y te encuentres algo mareado. Pero eso no es todo, ya que no por haber terminado de entrenar puedes descuidar la ingesta de agua. Es más, luego te tocará reponer los fluidos perdidos durante la sesión de ejercicio.

 

Otras bebidas para ayudar a mantenerse hidratado

Ya sea en botella o del grifo, el agua es la mejor opción para hidratarse. Pero ¿qué hay de las bebidas deportivas? También te podría interesar tomar alguna bebida electrolítica a base de carbohidratos durante los entrenamientos. Te ayudará a preservar los niveles de resistencia y a evitar la deshidratación. Si entrenas 2 horas al día, busca alguna con al menos 460 mg/l de sodio, pero con un máximo de 1150 mg/l (consulta las etiquetas de las bebidas electrolíticas a base de carbohidratos para ver los valores nutricionales). Estas bebidas también pueden ser beneficiosas después de hacer ejercicio. Además, el sodio te ayudará a retener líquidos.

 

Por último, a medida que vayas conociendo las bebidas deportivas, verás que algunas contienen azúcares libres. Estos son importantes para la práctica de ejercicios de resistencia (de 1 a 3 horas de duración), pero el resto del día es mejor que bebas agua y obtengas los carbohidratos de otros alimentos como las frutas, los cereales integrales y las verduras. Puesto que suelen presentar un mayor contenido de fibra, permiten digerir los carbohidratos más lentamente. 

Una vez que hayas alcanzado tu objetivo diario de consumo de agua, es posible que el cuerpo te pida alguna bebida más nutritiva durante el día. Así que, ¿por qué no tomas una bebida que contenga proteínas, especialmente después de entrenar? De hecho, las bebidas de proteína están pensadas para eso. Ya sabes que en YoPRO nos encantan las proteínas, por eso hemos creado la leche UHT, que contiene caseína y proteína de suero, una proteína completa que contribuye al mantenimiento y desarrollo muscular

Ahora que te ha quedado claro lo importante que es hidratarse para hacer ejercicio, ¿por qué no te informas acerca de lo que tu cuerpo necesita antes, durante y después de un entrenamiento?


También te puede interesar